EL DUELO POR LA MUERTE DE UN PERRO.

PRÓLOGO

Hoy hace 1 mes que nos dejó LUNA, bueno, no nos dejó…FALLECIÓ, victima de un envenenamiento indirecto a menos de 50 metros de casa, así es, YA NO ESTA.

Ella ha sido mi compañera de carrera, mi apoyo en montaña, mi saco de pelo en la soledad de mis viajes y cambios de residencia, mi motivación para montar esta web de http://www.5HUELLAS.es y, apenas 10 días después de inaugurar nuestra tienda online y este blog, me encuentro en la necesidad de superarlo, evitar bloquearme y seguir, no sólo mi vida normal, sino la vinculación al mundo del perro, ya sea por mi pasión por los animales, por la tienda o el blog, y por la profesión de mi pareja, nuestra Veterinaria de 5Huellas.

Con esta entrada, aparentemente menos atractiva, pero más útil que algunas fotos de cachorros aprendiendo a ladrar, queremos dejaros la información que os puede ayudar a superar el duelo como he conseguido yo.

Directamente de manos de nuestra colaboradora del CENTRO DE PSICOLOGIA BETANIA , Patricia Diaz Seoane, Licenciada en Psicología. Experto en Terapia de la Conducta Infanto-juvenil y Familiar, y nuestra reciente experiencia  con nuestra perro a quien dedicamos esta entrada. A LUNA.

10398893_74025419069_3821921_n

Los perros llegan a nuestras vidas para enseñarnos sobre el amor… Cuando se van, nos enseñan sobre la pérdida. Un perro jamás remplazara a otro, simplemente agrandará tu corazón.

El DUELO POR LA MUERTE DE UNA MASCOTA

Lo primero hay que definir qué es el duelo, y es el proceso normal que atraviesa una persona tras la muerte de un ser querido, por tanto, la pérdida de una mascota y las reacciones que genera probablemente entrarían dentro de esta definición.

cesar-millan-y-daddy

Las personas que tienen mascotas habitualmente consideran a éstas parte de la familia, de hecho, son una parte muy importante dentro de la dinámica familiar y su pérdida supone un gran impacto emocional, llegando incluso algunas personas con vínculos muy estrechos con sus mascotas a pensar en el suicidio tras la pérdida de éstas, como el caso de César Millán tras la pérdida de su Pitt Bull.

No todas las mascotas generan las mismas reacciones al morirse, principalmente, las que generan un mayor impacto son aquellas con las que las personas pueden interactuar, aquellas con las que mantenemos una actividad de manera habitual y que han formado parte de nuestras vidas durante un tiempo significativo, bien por longevidad o por intensidad, así tenemos el caso de perros, gatos, caballos, roedores, pájaros, reptiles… En realidad cualquier mascota con la que se tenga un vínculo especial.

Todas las personas que tenemos mascotas nos vemos unidas a ellas de un modo u otro, sentimos como un vínculo hacia la mascota, y la pérdida de la mascota puede ser considerado un duelo, en muchas ocasiones son pérdidas muy significativas y la familia tarda en reponerse.

Para comprender el duelo por una mascota, hay que hablar de las tareas del duelo de W. Worden, este modelo es importante porque nos presenta al sujeto como un ser activo que puede hacer cosas para ir avanzando en su duelo, no como otras teorías que nos hablan de fases o etapas y por las que el sujeto pasa sí o sí, cuando no es cierto, así que haré referencia a las 4 tareas propuestas por W. Worden.

1) ACEPTAR LA REALIDAD DE LA PÉRDIDA

Toda muerte conlleva cierta sensación de irrealidad, aunque sea una muerte esperada porque nuestra mascota es mayor o está enferma. Esta tarea consiste en saber que la mascota se ha muerto, y no la vamos a volver a ver, y en aceptarlo, es decir la parte racional y emocional. Esta tarea es sencillamente aceptar que la mascota ha muerto, lo que no implica que nos guste ni que estemos de acuerdo.

Esto no protege del dolor, es más tomar conciencia de que la mascota ha muerto genera mucho dolor y aceptar que no la vamos a ver, que no vamos a pasear más con ellos, que no se van a subir a nuestro lado en el sofá, es muy doloroso, ya que es cierto que las mascotas nos hacen mucha compañía.

Es habitual en esta fase llegar a casa y esperar que venga nuestra mascota a saludarnos, esperar que nos pida comida, o incluso despertarnos pensando que tenemos que sacarla a pasear.

Indicadores de bloqueo: Algunas cosas que nos indican que hay algún bloqueo a este nivel sería, dejar su correa colgada en el mismo sitio de antes, dejar sus comederos en su lugar, su manta, su caseta, su pelota, sus juguetes… Lo habitual es que en un tiempo prudencial, los dueños recojan, donen, regalen, tiren o incluso vendan muchas de las pertenencias de sus mascotas y también es normal quedarse con algunas cosas significativas de la mascota, como su collar identificador, su cartilla…

Estar siempre pensando en la mascota fallecida o no pensar nunca en ella son modos de bloquear la tarea, hacer como que la mascota va a volver o sigue con nosotros o hacer como que nunca ha estado son cosas que bloquean esta tarea.

En cuanto he tenido oportunidad he donado a una protectora sus collares y correas, las que ahora no me son de utilidad y están ayudando un poquito mas a otros animales poco afortunados.

2) ELABORAR LAS EMOCIONES, Y EL DOLOR DE LA PÉRDIDA

Esta tarea implica que los propietarios de las mascotas sean capaces de identificar las emociones que les ha generado la pérdida, esta tarea es muy difícil, porque aceptar el dolor de la pérdida de una mascota es complicado.

Algo que solemos hacer y que no ayuda, es no dejar a las personas expresar su dolor con la pérdida de una mascota con frases del estilo “era un perro, peor son las personas”, “ya os compraréis otro”, “te viene bien, así tienes más tiempo para ti”, “ No es para tanto, es un animal”…

También sería un indicativo de dificultades el no querer hablar de la mascota, no querer ver sus fotos, no ir a sitios a los que antes se iba con la mascota…

Tardé una semana en responder a mis vecinos y amigos que había fallecido. Debía haberlo hecho antes, sobre todo porque el presunto envenenamiento debía conocerse, y es cierto…al decirlo firmemente me encontré mucho mejor.

3) ADAPTARSE A UN MUNDO EN EL QUE LA MASCOTA NO ESTÁ PRESENTE

Esto implica seguir realizando tareas o actividades que antes se hacían con la mascota, si salíamos a correr, seguiremos saliendo aunque sin nuestro perro, si íbamos de excursión seguiremos yendo, si montábamos a caballo buscaremos el modo de seguir haciéndolo si nos gustaba… Al principio es difícil porque muchos lugares se impregnan de nuestras actividades compartidas, pero habitualmente los dueños de mascotas no suelen tener problemas a este nivel, aunque al principio se hace complicado seguir la vida sin las rutinas compartidas con las mascotas.

Una señal de alarma a este nivel sería que el doliente se aísle del mundo y de las actividades cotidianas tras la pérdida de su animal. 

IMGP4603

No he pensado en acoger a otro perro aún, no tengo prisa, eso sí, no he parado de entrenar con otros perros, ayudar en lo posible y seguir vinculado de manera activa con mi pasión por los perros…mi nuev@ compañer@ llegará cuando menos me lo espere!!!

4) RECOLOCAR EMOCIONALMENTE A LA MASCOTA FALLECIDA EN NUESTRAS VIDAS.

Este punto está relacionado con buscar el sitio adecuado en nuestro recuerdo, en nuestra vida, a la mascota fallecida. No hace referencia a olvidar, sino a recordar de una manera adecuada a la mascota.

perros_marco_antiguo(2)

.

PUNTO Y APARTE

Llegados a este punto, uno puede plantearse volver a tener una mascota, no como sustitución, sino porque se está preparado y una dificultad sería afirmar que jamás se va a tener otro animal de compañía porque se sufre mucho.

Tenemos que saber que no hay un orden para afrontar las tareas, es el doliente quien poco a poco va haciendo las tareas y avanzando en su proceso, cada persona encontrará más dificultades en unas frente a otras.

Es importante no avergonzarse del dolor, las mascotas son importantes y es lógico que nos duela su pérdida y que las echemos de menos, no pasa nada por reconocerlo.

La mayoría de las personas que viven la pérdida de su mascota pasan un duelo sano, más del 90% de las personas pasan un duelo sano, y sólo el 10% tendrá algún problema con el duelo, no hay un tiempo para superar una pérdida, así que no debemos preocuparnos si los primeros meses tenemos estas sensaciones, pero sí hay que fijarse en los bloqueos o en la intensidad del dolor, y en cualquier caso si sentimos que podemos tener alguna dificultad siempre podemos consultar con un profesional para que nos ayude o nos resuelva las dudas que tengamos.

No frenes tu pasión, recuerda con una sonrisa lo aprendido y lo compartido con tu perro, pronto estarás preparado para volver a enamorarte…

.

.

Mi recomendación personal:

Ayuda a una protectora, hazles una visita y participa algún día como casa de acogida, saca de paseo a tu vecino con su perro, abraza a tus amigos y familiares, pero sobre todo…NO FRENES TU PASIÓN PORQUE NECESITAMOS MAS GENTE COMO TU!!

.

David Peñaranda Oliver

5Huellas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s